eventos verano

 

El verano ofrece a los Comercios  una oportunidad única para capitalizar el buen clima, el aumento del turismo y los eventos de temporada. Incluso aunque tu empresa no comercie productos o servicios propios del verano, existen muchas formas creativas que se pueden aplicar en esta época e incrementar las ventas.

Creatividad que captura clientes en Comercios y Empresas

En Sure Service  creemos que estos consejos pueden ayudar a nuestros clientes con Seguro de Comercio o de su Empresa  y también a los no clientes. Por este motivo te vamos a dar unas ideas creativas que pueden ayudar a atraer más clientes a tu negocio.

Sorteos

Los consumidores son atraídos a tu negocio y menos a los de tu competencia cuando tienen la posibilidad de recibir algo gratis. Los artículos de regalo pueden ser productos de tu empresa de primera necesidad, artículos de temporada (como toallas de playa, chanclas, o protector solar, dispositivos tecnológicos, tarjetas de regalo u otros artículos de marca con el logo de tu empresa.

Al determinar qué regalos hacer en una promoción, debemos tener en cuenta los siguientes criterios: coste, intriga y capacidad de marca.

La distribución de un menor número de elementos a un público objetivo seleccionado es más eficaz que dar un gran volumen a una audiencia amplia. Lo mejor es proporcionar a los potenciales clientes artículos de valor que pueden utilizar más de una vez. Algunos ejemplos de artículos de regalo prácticos son cargadores de coche USB, protector labial, botellas de agua reutilizables y bolsas reutilizables, por ejemplo y siempre asegurándonos que los regalos tengan espacio suficiente como para que el logo y el nombre de tu empresa sean visibles.

Vincular el regalo a un “me gusta” en la página de Facebook de la empresa o Retweet en Twitter incrementa exponencialmente la imagen de tu empresa y el alcance a una audiencia mucho mayor y para mucho más tiempo que el verano

Ir dónde están los clientes

La temporada de verano es propicia para la celebración de eventos en casi todas las ciudades del país. Festivales, conciertos, fiestas patronales…son sólo unos ejemplos. Los residentes y turistas acuden a estos eventos, presentando así una gran oportunidad de clientes potenciales.

Primero informa a tus seguidores, a través de las redes sociales dónde tengas presencia o por correo, de la asistencia de tu marca al evento y de que habrá “regalos para todos”. En el evento se pueden repartir esos regalos promocionales, vales descuento para invitarles a que pasen por el local o negocio o realizar alguna actividad para que niños y/o mayores se diviertan, desde un taller de dibujo (más económico) hasta una atracción. Recuerda, siempre con la imagen corporativa de tu empresa.

Ser parte de los eventos que se celebren en tu ciudad es una poderosa herramienta de marketing para tu negocio que crea conciencia de tu marca y te permite interactuar directamente con los clientes.

Organizar un evento

Si no hay eventos créalo. Celebrar un evento a nivel local no tiene por qué ser tremendamente caro, sobre todo durante los meses de verano. Parques, playas, vías verdes, e incluso estacionamientos, todos sirven como excelentes lugares para celebrar un evento diseñado para los clientes. Por supuesto, será necesario consultar con las entidades administrativas antes de la planificación del evento promocional en un espacio público. Sin embargo, el coste de utilización de estos espacios al aire libre es generalmente mucho menor que el alquiler de un restaurante o un hotel.

Estos eventos son también una gran manera de juntar a empleados que trabajan en otras ciudades e impulsar el sentimiento de pertenecia y el compromiso con la empresa.

Por su puesto que si queremos que el evento sea todo un éxito, el motivo para su celebración debe estar orientado al cliente. Un elemento que nunca falla es que los asistentes puedan disfrutar de comida y bebida (en abundancia) y la oportunidad de relajarse con otros clientes de su área local.

Como has podido ver, ser creativo y no hacer grandes inversiones puede incrementar la conciencia de tu marca y conseguir que cuándo los clientes quieran o necesiten comprar un producto, sea el tuyo el que primero recuerden. Al fin y al cabo ese es el objetivo del marketing.