fidelizacion clientesEl cliente habitual de las tiendas de lujo las frecuenta y adquiere sus productos por el tratamiento especial que reciben por personas durante sus experiencias de compra. Es por eso que prefieren este tipo de tiendas a las tiendas on line donde es difícil conseguir una experiencia interpersonal significativa desde un navegador web o aplicación.

La fidelización del cliente

La meta, para la mayoría de los comercios, debería centrarse en crear una experiencia en la tienda que haga que los compradores quieran volver una y otra vez. A menudo, en la búsqueda de este objetivo, los comercios emplean programas de fidelización de clientes. Estos programas están diseñados para proporcionar incentivos exclusivos a los clientes que cumplan con los estándares mínimos de gasto, visitas a la tienda u otros criterios.

La pregunta que hay que hacerse es, ¿Son estos programas rentables?

La respuesta es: Si los márgenes del minorista no son lo suficientemente altos, entonces no son rentables.

La siguiente pregunta parece lógica, ¿cómo se puede crear programas de fidelización que mejoren la experiencia de compra sin comerse tus beneficios? Un poco de creatividad y la formación adecuada son la clave.

La principal estrategia para tener clientes leales es tener empleados bien entrenados que puedan crear conversaciones relevantes y no sólo responder a las preguntas que se les plantea. Los clientes, al igual que son leales a la marca, lo son al vendedor que cuida de ellos.

Pero ésta, aunque principal, no es la única estrategia para tener clientes leales. Te contamos alguna más

El grupo selecto

Una forma que garantiza que los clientes se sientan especiales es haciéndoles parte de un grupo muy selecto. Ofreciéndoles la oportunidad de conocer nuevos productos antes de que salgan a las vitrinas o mostrándoles, por ejemplo, las nuevas colecciones antes que a nadie, ayudará a crear una experiencia excepcional al cliente puesto que les estamos diciendo que son exclusivos. Premiar a los clientes leales con un poco de información privilegiada no cuesta nada y les hace sentirse muy bien y diferentes, porque eso no le está permitido a cualquiera.

Para llevarlo a cabo, primero se necesitan vendedores que se acoplen y escuchen a sus clientes. Al construir una relación con los clientes, los vendedores adquieren una comprensión de los productos y beneficios que se pueden utilizar para premiar su fidelidad y atraerlos de nuevo a la tienda. Les ayuda a personalizar y seleccionar correctamente e invitar sólo a aquellos que estén interesados.

La Personalización

Hacer que un cliente se sienta especial es a menudo tan simple como recordar su nombre y preferencias. Hoy en día, los programas de fidelización de clientes hacen que sea fácil recoger y almacenar la información clave sobre los clientes y lo que es más importante, accesible y fácil de usar. Esos datos permiten al equipo de ventas del comercio recordar instantáneamente marcas favoritas, colores preferidos e incluso preferencias de tamaño y estilo. Esta información no viene de estudios complejos o de aplicaciones informáticas sino de la verdadera relación que el vendedor ha cultivado en un inicio.

Con la recogida de más datos a través del tiempo, las recompensas podrán ser altamente personalizadas y obtener un mayor éxito a menor coste que el que se obtienen con ofertas generalizadas hechas a las masas.

Valor sobre descuentos

Determinados comercios con productos de gama media-alta, no suelen tener compradores caza-descuentos. Lógicamente si los aceptan si se les ofrece, por supuesto, pero no es necesariamente algo que persigan activamente. La razón de peso por la que un cliente elegirá una tienda sobre otra está en las ventajas que mejoran la experiencia de compra, o el valor del producto. Estos beneficios pueden estar en la financiación por ejemplo u otros servicios que puedan ofrecer los proveedores del comercio y que mejoran en gran medida el valor del producto para el cliente.

Recompensas, no descuentos

Los potenciales compradores están interesados ​​en el Valor, la Calidad y las Experiencias de Compra. Los descuentos están en puestos inferiores en la lista de prioridades por lo que los mejores comercios minoristas, cuando crean programas de fidelización de clientes no se centran constantemente en la reducción de los precios.

Un programa exitoso de fidelización de clientes debe ser empleado para animar aún más las ventas mediante la introducción de gratificaciones, nuevos productos y colecciones personalizadas en un escenario en el que ganan todos: el cliente ha recibido una mejor experiencia de compra y la tienda gana lealtad y mayores beneficios.

 

La derivada de todo esto es que los clientes fieles traen más clientes gracias a las recomendaciones, y eso son más beneficios.

A %d blogueros les gusta esto: