Todos sabemos que montar en bicicleta puede ser, además de un deporte saludable o una actividad divertida de ocio, un medio de transporte respetuoso con el medio ambiente y barato. Sin embargo, no siempre es seguro.

Un estudio de la OCU sobre la calidad de los carriles bici en once ciudades españolas revela que la mejor ciudad para hacer uso de la bicicleta es Sevilla, con una longitud declarada de 140 kilómetros y una valoración de “muy buena”.

Por detrás, con “buena”, están Zaragoza (100 kilómetros) y San Sebastián (32). Las redes ciclistas de Barcelona, Vitoria y Valencia son “aceptables”, pero las de Córdoba, Málaga y Murcia son “malas”. En la cola, Las Palmas y Madrid, que tiene 278 kilómetros de carril bici, obtienen una valoración de “muy malas”.

Hay que explicar que en la valoración de las vías no se ha tenido sólo en cuenta el kilometraje, también el trazado, su comodidad, la seguridad, así como la visibilidad y la conectividad han tenido su peso a la hora de dar una calificación.

Así, el recorrido por Sevilla es el mejor valorado por ser el más cómodo y seguro a diferencia de la ciudad de Madrid, que cierra el ranking con una valoración de “muy mala”, al estar mal conectada y con una red de carril bici poco tupida.

Junto a la capital, Las Palmas, Murcia, Málaga y Córdoba consiguen reunir muchos errores de diseño en los circuitos para las bicicletas, bien porque no están conectadas entre sí, porque no comunican los barrios con el centro de la ciudad, porque invaden las aceras, son estrechas, mal conservadas o, simplemente, porque son peligrosas.

A %d blogueros les gusta esto: